Más dificil los préstamos urgentes en los proximos años

Por como vemos se esta desarrollando el mercado en nuestra empresa tenemos la sensación de que de aquí a unos años sera más complicado acceder a la financiación.

Hablamos como no podía ser de otra forma de los préstamos urgentes firmados entre particulares o empresas (financiación privada) no de los préstamos bancarios pues estos desde hace años que son considerados como préstamos difíciles en el mercado no siendo posible que se vean afectados por esto que acabamos de decir.

El capital privado por el contrario al ser estos los créditos fáciles del mercado si pueden verse afectados siendo como siempre los clientes los máximos perjudicados.

¿Porque creemos sera más difícil obtener préstamos urgentes cuando ahora no es tan difícil?

Pensamos así porque estamos viendo como muchas organizaciones y personas se están quejando acerca del coste de estos créditos urgentes (sobre todo los microprestamos) no dándose cuenta de que todo tiene sus consecuencias.

En el mercado de la financiación el máximo exponente de los préstamos urgentes son los microprestamos al ser este un tipo de financiación cuya financiera da respuesta en menos de una hora en la mayoría de casos.

Esta rapidez va asociada casi siempre a un mayor coste en la financiación asumiendo el cliente que lo tramita la situación.

Desde nuestro punto de vista el problema surge por el coste de estos microprestamos que al ser a corto plazo (un mes) suele provocar que la TAE anual sea elevada.

Al final todo esto se traduce en que para muchas personas esta financiación es demasiado cara queriendo en consecuencia que la financiera reduzca su coste.

Y es aquí donde aparecen los efectos secundarios, porque en caso de que las financieras decidieran hacer esto es seguro que al unisono incrementarían los requisitos en la tramitación.

Se convertirían por tanto en préstamos más baratos pero también en más difíciles de conseguir.

Esto es algo que no dicen las organizaciones que intentan reducir el tipo de interés en los préstamos, hablan de las cosas buenas pero no de las malas cuando también se dan.

Y no tenemos que irnos muy lejos para demostrar esto, en el capital privado sobre inmueble es algo que desde hace años estamos viendo.

Esta financiación ha visto reducida de manera importante su coste pero al mismo tiempo ha provocado que muchas de las personas que anteriormente podían tramitar el préstamo se encuentren con que ahora no pueden hacerlo.

Da igual el préstamo en el que ocurra, en todos ellos las consecuencias son las mismas.

En el mejor de los casos, pues también hemos visto la eliminación directamente de los préstamos una vez la financiera comprueba como ya no le resulta interesante ofrecerlos en el mercado.

Si comparas el mercado del capital privado sobre todo en el apartado de los préstamos sin aval es algo que se puede ver fácilmente.

Más de un 40% del total de préstamos sin aval que ofrecían estas empresas han ido eliminándose a medida que la rentabilidad de estos préstamos se fue reduciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − siete =